VISADOS Y LEGALIDAD DE TRABAJAR EN INGLATERRA PARA UN ESPAÑOL

Muchos jóvenes están pensando en irse a vivir a otro país de la Unión Europea porque en España se les hace muy difícil conseguir un empleo. Una de las opciones más recomendadas es la de radicarte en Inglaterra, una de las economías más fuertes del continente.

img10img11

Las ventajas que tiene ir a trabajar a Reino Unido es que, por una parte, estarás cerca de tu país y podrás viajar cuando tengas tiempo (y dinero). Por otra parte, al ser ciudadano de un estado miembro de la UE no necesitas ningún permiso para ser empleado en la isla británica.

Simplemente debes presentar tu pasaporte o DNI en vigencia al ingresar al país. Deberás tener en cuenta que Reino Unido aún no está dentro del espacio Schengen, por lo que hay controles de fronteras con el resto de los estados miembros de la Unión Europea.

Para buscar y obtener un puesto laboral no precisas de ningún permiso o autorización administrativa, pero siempre presenta tu documentación en vigor, entre ella, no olvides la acreditación de que eres ciudadano español.

Lo que si te van a solicitar en cualquier lugar que ingreses a pedir empleo es el número de Seguridad Social Británico, llamado “National Insurance Number”. Si no has trabajado nunca en este país deberás hacerlo con un número provisional, el cuál se genera con tu fecha de nacimiento y tu género.

Sin embargo, deberás hacer los trámites pertinentes para sacarlo, esto es muy importante. Para ello deberás comunicarte al un teléfono de la oficina (desde las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde de lunes a viernes) y pedir una entrevista para que puedan comprobar que reúnes todas las condiciones de un ciudadano de la UE. Es posible que te pidan los datos de tu cuenta bancaria en Inglaterra. Este trámite conlleva algunos inconvenientes para los que hace poco que residen en la isla.

Esto se debe a que las normas británicas exigen varias pruebas para luchar contra el blanqueo de capitales, por ello, las entidades bancarias te pedirán que certifiques tu identidad y tu domicilio estable. Para lo primero, basta con presentar tu pasaporte o DNI.

Para cumplir con el segundo requisito tendrás que presentar: el carnet de conducir británico, es estado del Banco de no más de tres meses de antigüedad, facturas de electricidad, luz o agua. Si no tienes ninguna de esta documentación, puedes dirigirte a la entidad donde deseas abrir la cuenta y lleva lo que pueda aportar información sobre tu domicilio, como ser el contrato de alquiler, la carta del arrendatario, las referencias de un banco en España, etc.

Puedes también canjear tu carnet de conductor español por uno británico, mediante un trámite muy rápido y sencillo. Allí aparecerá el lugar de residencia en Reino Unido y vale como prueba de domicilio para entregar en el banco. Si deseas inscribirte en el censo electoral, deberás dirigirte al ayuntamiento correspondiente. Si quieres trabajar con menores o en seguridad, solicita un certificado de antecedentes penales, puedes llegar a necesitarlo.

Como una recomendación adicional, no dejes de llevar contigo (al menos tenerla en tu piso junto con tus efectos personales) las siguientes documentaciones: tarjeta sanitaria europea, para acceder a la asistencia de salud, al menos hasta que accedas al sistema público inglés, tus títulos universitarios, académicos o profesionales, preferentemente traducidos, referencias de las empresas donde has trabajado en España, referencias bancarias y dinero suficiente para pasar al menos unas semanas en Inglaterra, porque puede llevarte tiempo encontrar empleo. Ten en cuenta que Reino Unido es costoso para vivir.