CÓMO ES EL SISTEMA DE SANIDAD PUBLICA INGLESA

Inglaterra es uno de los países que cuentan con el mejor sistema de salud de Europa, ya que sus habitantes tienen acceso a una alta calidad de médicos e instalaciones. Es el único país donde los enfermeros pueden recetar medicamentos.

img10img11

Además del sistema privado, cuenta con el sistema Nacional de Salud (NHS), que se encarga de la sanidad de carácter público e incluye hospitales, médicos, especialistas, ópticos, dentistas, ambulancias, farmacéuticos y persona de compañía.

Los servicios gratuitos son los de hospitalización, ambulancias y consultas médicas, pero deben pagar por los medicamentos, las gafas y los tratamientos dentales. El NHS es la primera organización del mundo que proveyó de asistencia de salud a la población completa y fue creada el 5 de julio de 1945, tras la victoria nacional en la Segunda Guerra Mundial.

Por su parte, la salud privada también es de las mejores y en la capital inglesa, Londres, se pueden encontrar a los mejores especialistas. La cuarta parte de las intervenciones quirúrgicas se realizan en instituciones privadas. Es frecuente que los médicos trabajen en ambos sistemas.

El NHS tiene como principios básicos la equidad y la solidaridad y sus características principales son:

  • Cobertura universal gratuita para toda la población.
  • Disponibilidad de todos los tratamientos médicos efectivos
  • Financiación por medio de los impuestos.
  • Atención primaria garantizada para cualquier edad

En la actualidad, brinda atención hospitalaria a casi 60 millones de personas y también se encuentra presente en Gales, Irlanda y Escocia. La gran mayoría de los ciudadanos británicos se atiende en este sistema.

Es una parte central en el bienestar social del país y tiene como objetivos: fomentar la buena salud, diagnosticas las enfermedades a tiempo, curar las dolencias, brindando atención de calidad a los pacientes, prevenirlos de posibles inconvenientes, etc.

La cobertura integral del NHS se divide en tres niveles:

  • La atención primaria: está formada por médicos de cabecera, oftalmólogos, farmacéuticos, odontólogos, enfermeros, parteras, fonoaudiólogos, visitadores sociales, fisioterapeutas, psicoterapeutas, podólogos y dietistas. Se ofrecen programas de prevención de enfermedades crónicas y coronarias y planes de vacunación para los niños y jóvenes. Además, es el encargado de derivar a los pacientes que necesitan cuidados superiores.
  • La atención secundaria: se encargan de brindar tratamientos adicionales y cuidados especiales con la tecnología de avanzada. Se encuentran en 300 hospitales generales y los servicios son: maternidad, geriatría, internación, radiología, diálisis, anestesia, guardias en casos de accidentes y emergencias y patologías crónicas.
  • La atención terciaria: involucra a hospitales de alta complejidad que se especializan en trasplantes, tratamientos oncológicos o cráneo faciales. Son reconocidos por sus valiosas contribuciones en la investigación de nuevos métodos y en la excelencia de sus profesionales.

Inglaterra destina casi un 7% de su presupuesto a la atención médica, mediante la contribución de todos los empleados, con aportes mensuales desde su recibo de sueldo. Algunos de los hospitales del NHS también ofrecer servicios de medicina privada (un 11% de la población cuenta con este sistema). Además, aceptan pacientes del extranjero. Según la complejidad puede ser gratuito o requerir el pago de la estancia (para intervenciones y permanencia por accidentes). El 97% del presupuesto se deriva a la asistencia primaria y secundaria y el 3% restante a los servicios terciarios y a programas complementarios, como ser la entrega de leche y vitamina para los bebés, o campañas de protección frente al SIDA.

Por muchas razones, los ciudadanos ingleses se sienten más que orgullosos de su sistema de salud público, que atiende todas las necesidades de personas de cualquier edad con infraestructura y tratamientos de avanzada y médicos de calidad.