You are hereCultura empresarial, y normativa laboral de trabajar en Alemania

Cultura empresarial, y normativa laboral de trabajar en Alemania


Para algunos, adaptarse a la forma de trabajo en Alemania no es del todo sencilla, pero vale la pena intentarlo. Las personas en este país no suelen estar mucho tiempos en las oficinas, sobre todo en el sector público, donde las actividades finalizan alrededor de las 4 de la tarde.
Pero esto no quiere decir que no se trabaje mucho, sino que se hace hincapié en la eficiencia y capacidad de los empleados, quiénes deben intentar ser lo más productivos posible. No hay tiempo para hablar con los colegas, a menos en los descansos, que son de 15 minutos. El período para almorzar no supera los 45 minutos.
La cultura empresarial alemana es de jerarquías, es decir, que les gusta trabajar basándose en planes diseñados con anticipación, además de tomar decisiones cuando tienen todas las herramientas necesarias. Las reuniones son muy formales y no se tolera llegar tarde, porque es una falta de respeto la impuntualidad.
Los sueldos en Alemania son los más altos del mundo en la actualidad. Los licenciados y profesionales suelen ganar 35 mil euros por año (alrededor de 3 mil por mes). Se habla de sueldos en bruto antes de descontarles los impuestos y la seguridad social. Esto es importante saberlo, ya que dependiendo del monto que se gane, estas deducciones pueden llegar al 50 por ciento del salario.
El pago se realiza de manera mensual y en el contrato de trabajo se especifican además las remuneraciones especiales, los bonus y las revisiones de sueldo. Muchas empresas pagan 13 sueldos al año, el adicional se puede abonar todo junto para Navidad o bien la mitad en verano (julio) y la otra mitad en invierno (diciembre). Hay quienes pagan 14 sueldos, con un haber más en cada uno de estos dos meses.
Para trabajar en Alemania se necesita de un permiso laboral (llamado Arbeitsgenehmigung) o bien un permiso de residencia para trabajar. Además tienes que contar con una tarjeta de impuestos (denominada Lohnsteuerkarte) y un número para la seguridad social (Sozialvershicherungsnummer). Al comenzar en un trabajo se proporcionan ambas y se registra el inicio de la prestación de servicios.
Por su parte, Alemania cuenta con uno de los mercados laborales más regulados, tanto de Europa como del mundo. La ley laboral fue creada para proteger a los empleados, quiénes con o sin un contrato tienen derecho a vacaciones, indemnización por baja médica, posibilidad de elegir trabajar medio tiempo, recibir formación y a la licencia por maternidad.
Los períodos de pre aviso están regulados, sin embargo, puede establecerse en el contrato un lapso diferente según los condiciones fijadas. Las condiciones laborales que no lleguen al estándar mínimo no están permitidas.
Existe una ley laboral colectiva para proteger a los empleados en su lugar de trabajo. Esta fue redactada por los sindicatos y federaciones patronales o empresas particulares. Todos ellos deben basarse en la ley para regular los sueldos, las horas de trabajo, los descansos, etc.
Las empresas que cuenten con más de dos mil empleados deben regirse además por la ley de participación (dictada en 1976) que requiere representantes de los trabajadores en el consejo superior de la firma.
En Alemania, las leyes son muy claras y todos (tanto empleados como empleadores) las respetan y hacen respetar. Es un sistema muy estricto y eficiente, donde se trabaja pocas horas pero se produce mucho más que en cualquier otro país del continente. Por ello, los salarios son muy buenos y se buscan profesionales jóvenes, con ganas de progresar en un territorio más que prometedor de aquí a los próximos años.